Carmen Selma

/Carmen Selma
Carmen Selma 2020-09-08T00:30:22+00:00

Carmen Selma (Valencia, 1980), licenciada en Bellas Artes en 2004 por la Facultad de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. Ha realizado distintas exposiciones individuales y colectivas en varias galerías españolas y extranjeras. Del mismo modo su trabajo ha sido expuesto en diferentes ediciones de distintas ferias de arte en España, Inglaterra, Francia, Suecia, Alemania, Bélgica, Holanda y Austria.
En 2005 recibe el premio nacional de Art Nalón en Artes Plásticas de Asturias, y en 2018 su trabajo es reconocido por la revista de arte francesa Artension que le otorga el segundo premio en la primera edición Salón Bella Z’Art, en París.
Desde 2010 su trabajo recorre Europa a través de diferentes ferias de arte como Art Innsbruck, The Other Art Fair (Londres), Affordable Art Fair (Amsterdam, Hamburgo, Bruselas, Estocolmo), START (Estrasburgo) y Art Madrid, entre otras.
De algunas de sus publicaciones destacamos el artículo realizado por la historiadora de arte austríaca Birgit Strasser-Huber en el número 314 de la revista de arte Vernissage, en 2012 y el de la periodista francesa Virginie Moreau para el número 3013 de L´Hérault Juridique & Economique de 2014.
En cuanto a su trabajo pictórico, sus líneas de actuación abarcan la memoria histórica y la memoria colectiva a través de las cuales intenta comprender cómo nos desenvolvemos en nuestro contexto social y cultural inmediato. De su fuerte interés por conocer el origen de este comportamiento ha indagado en la familia, las tradiciones culturales y religiosas y en las festividades de su país natal, extendiendo su mirada desde la infancia hasta la situación de la mujer. En sus propias palabras:
“Creo que el desconocimiento de nuestra cultura y de nuestras tradiciones nos aboca a la ignorancia y, consecuentemente, al estancamiento. Una sociedad que no se conoce a sí misma, que no conoce sus orígenes, puede provocar interpretaciones erróneas o idealizadas de ella misma. Este estancamiento y ceguera pueden degenerar en una repetición continuada de nuestras equivocaciones pasadas. El arte, tal y como yo lo siento, es una forma de activismo que me permite profundizar en ese tipo de repeticiones a partir de nuestras propias tradiciones y comportamientos.”

“Por lo tanto, la preocupación de Carmen es el estudio del pasado, llevar a cabo un diagnóstico en base a esa mirada crítica de las tradiciones y los ritos de su país. El método elegido por ella es la pintura figurativa, un lenguaje a través del cual crea las imágenes adecuadas para llegar a los espectadores, tal es su intención como artista.
Su expresividad y la visualización de los horrores de un tiempo que puede ver en Francisco de Goya su precursor, y que enlaza con las visiones de algunos de sus pintores preferidos como son Otto Dix, del expresionismo alemán, y Egon Schiele.”
(Fragmento del artículo de la historiadora Birgit Strasser-Huber).

La Historia del Arte forma parte de la normativa de nuestra sociedad que invisibiliza a las mujeres.
Esa historia, diseccionada por el monstruoso sistema hetero-patriarcal-occidental, nos ha convertido en musas llenando los museos de obras representando a mujeres imposibles, resultado de sus turbios deseos escondidos, o bajo esa enfermiza manía persecutoria por convertirnos en símbolos de una pureza inhumana, a la que le debíamos la vergüenza de nuestros cuerpos, transmutaciones de pecado y perversión.
Vírgenes o brujas.
Transformadas, maltratadas, insultadas, sobreelevadas, mitificadas, endemoniadas… la historia del arte nos ha convertido en un estereotipo que aunque hoy ligeramente modificado, sigue siendo el paradigma de la mayoría de las imágenes artísticas, publicitarias y cinematográficas que nos bombardean sin pausa, alimentando la idea macabra de cosificarnos para complacer o para ser vejadas.
Musas sí, artistas ni pensarlo.
Mi pintura “un desnudo” representa el desnudo de una mujer particular, que además es mi pareja, pero a su vez se trata de una representación general de todas aquellas mujeres que no nos identificamos con ese estereotipo normativo, que censura la diferencia, y que rechazamos, porque es completamente discriminatorio.
galeriadearteaciegas.

La elección de la pose responde a ese rechazo. Una mujer desnuda, sentada con las piernas abiertas mostrándonos explícitamente su sexo y mirando directamente al espectador. Se trata de una presencia activa, que ni se recoge tímidamente ni nos intenta seducir, porque no es un objeto para complacer. Su sexo no tiene la intención de provocar, pero tampoco siente vergüenza, ¿por qué habríamos de sentir vergüenza de una parte de nuestro cuerpo?
Con esta pintura quiero contar nuestra historia del arte desde nuestro punto de vista y, en este caso concreto, de las mujeres LTB, que sufrimos doble discriminación por ser mujeres no heterosexuales.
El cuerpo de las mujeres, el desnudo en su más absoluta simplicidad, lejos de mitos y cuentos, sigue siendo víctima del escarnio de una doble moral que escuece todavía en la actualidad. La imagen limpia y clara de una mujer desnuda, sea cual sea su nacionalidad, su físico, sus años… molesta más que las violentas imágenes a las que nos tienen lamentablemente acostumbrados los telediarios.
La ración de hipocresía está servida.
Vemos cómo nos censuran en las redes sociales: pezones, esos terroristas de la buena conducta, ni hablar de la vagina.
Señores, con nuestros cuerpos imperfectos os estamos mirando de frente, con nuestros pliegues, nuestros pezones, nuestros clítoris, con nuestra voluntad, nuestras opiniones, nuestros deseos, nuestras esperanzas y nuestras ricas diferencias.

Los cuerpos de las mujeres sufren el peso fanático de tantos siglos de difamación, triste herencia convertida en norma aceptada y escrita en los patrones invertidos de esta sociedad, verdadera invertida, inquisitorial y hostil, no únicamente antes nuestros cuerpos desnudos, sino ante los códigos estrictos de cómo debe ser nuestra conducta, la cual es percibida como amenaza cuando nos alejamos de los paradigmas de aquellos que quieren seguir en la posición dominante.

Browncraft

Obra: Un desnudo

Técnica: Óleo sobre lienzo

Medidas: 162 x 130 cm.